fbpx

NADA ES IMPOSIBLE – CÓMO LLEGÓ EL CPYOGA AL MONTE KILIMANJARO, POR JOÃO GOMES

Cuando Alexandra me pidió que compartiera esta aventura mía, el título no podía ser otro, ya que sería algo que hace unos años hubiera considerado imposible, lo catalogaría así en casi todos los sentidos, pero sobre todo por el reto de superación y esfuerzo que representaría. Pero eso habría sido hace unos años, no ahora.

Siempre me ha gustado el Trekking y la Montaña, habiendo realizado en los últimos años los Picos de Europa (2015) y la Ascensión del Toubkal (2017). En todas estas aventuras mi única preparación siempre ha sido exclusivamente nuestro Yoga, y también cabe destacar el reto de Alexandra de empezar las Prácticas en las clases de Intermedio a finales del 2015, y ahora, más recientemente, reforzar/compensar estas prácticas por 3x/semana en algunos periodos. Esto sucedió en los meses previos al Kilimanjaro.

La ascensión al Kilimanjaro representó para mí 3 retos muy divididos en tiempo y espacio:

  1. Los primeros días a la noche de la Ascensión
  2. La noche de la ascensión
  3. El descenso

1) Los primeros días hasta la noche de la Ascensión

Los primeros 4/5 días de marcha inicial no supusieron un esfuerzo físico extraordinario, dado que los recorridos se efectuaban mayoritariamente por la mañana, y, por tanto, de fácil recuperación. También contribuyó el hecho de que solo lleváramos lo necesario para ese período (~4/~5 kg). En este sentido, los 10/11 kg que llevamos a la espalda en los Picos de Europa (durante una semana y casi 60 km) fueron agotadores a diario.

Recuerdo bien la reacción de Alexandra y Paula, cuando en el camino de vuelta me vieron los pies… y las uñas.

Durante este período, y también porque siempre estábamos escalando en un paisaje árido pero muy intenso, y a una altitud que aumenta naturalmente, toda la conciencia de la respiración profunda era esencial, particularmente por encima de los 3.000 m.

Un taller de fin de semana en 2016 (también en preparación para el Toubkal y más tarde en 2017) fue clave. Mis pulmones literalmente nunca han sido los mismos.

El control mental durante estos primeros días y noches, intuyendo la proximidad del día de la Ascensión Final, también fue aumentando. Cuando, el día antes del ascenso, nos enteramos, a través de la Guía, de las tasas promedio de éxito de logro (~75%) y muertes (~15 por año), tuvimos un choque con la realidad. Un choque con posibilidad de fracaso. La condición física en altitud en realidad tiene muchas variables.

Afortunadamente, al final, en esta primera fase, no experimenté ninguna molestia y, por lo tanto, estaba bastante confiado, sobre todo por la conciencia de que creía que lo había hecho todo. Aquí reconozco el papel motivador y exigente de Alexandra, tanto en aquellas clases en las que me sentía con total confianza y todo transcurría casi sin esfuerzo, como en aquellas en las que me sentía como uno iniciado con el pulso a 140.

2) La noche de la Ascensión

Ese día nos acostamos en nuestras tiendas de 2, alrededor de las 18 h para despertar ~22 h, comer algo rápido, y comenzar el ascenso alrededor de las 23 h, con el objetivo de llegar a Pico a las 8-8:30 con la salida del sol.

A esta altura, la nieve ya era una presencia constante, por lo que el uso de Crampones (pieza metálica de tracción para nieve, con púas) era fundamental.

El Ritmo era obligatoriamente lento, la altitud, la pendiente, la nieve. “Poli Poli” (expresión swahili para “Lento”) fue recordado repetidamente por los Guías (eran 3 Guías, como nosotros éramos 5, garantizaban así la máxima seguridad, y en el caso de que uno de nosotros tuviera que bajar…).

Todo el recorrido se hizo en fila india, con breves paradas por el intenso frío, el agua congelada en las cantimploras, casi sin intercambiar palabra.

Las primeras horas fueron sin duda las más importantes para mí, ya que acabaron marcando toda la ascensión. Esto se debe a una decisión que tomé, también directamente relacionada con nuestro Yoga, y la ayuda que me brindó en la recuperación de mi Espalda/Cervical.

En esta ocasión tomé conciencia de la importancia de la Postura durante estas 9 horas, tratando de asumir una postura lo más vertical posible, por lo que le pedí al Guía que no usara bastones de inmediato. Él accedió y acabó dejándome caminar buena parte del trayecto más exigente, completamente erguido, con las manos a la espalda y los omoplatos en tracción, ayudado también por la mochila con unos 4 kg.

Cuando se acordó de decirme que usara las Varas, habían pasado más de 4 horas desde el ascenso, realizado casi sin sentir ningún esfuerzo especial, y logrando, de vez en cuando, mirar las estrellas y escuchar… Ludovico Einaudi en el Los Phones. De alguna manera también fue hipnotizado.

Las últimas horas, con el día ya comenzando a clarear, fueron mágicas, y claramente con la adrenalina ya bombeando, sabiendo que lo iba a lograr.

Llegar a Pico fue una explosión de sensaciones y sentimientos, potenciados por el hecho de que no sentí ninguna molestia, ni por el esfuerzo, ni por la altura.

Al fijar el Logo de CPYOGA hubo, por tanto, una mezcla de agradecimiento por lo que me han permitido las prácticas asiduas, pero sobre todo por la continuidad. Lo mejor está por venir 😉

3) El descenso

El viaje de regreso también fue notable y emocionante, con un cielo azul claro. En estas primeras 2-3 horas tuvimos una sensación real del increíble paisaje que nos rodeaba… Cráter y Glaciar a 5000 m de altitud…. Desfiladeros hasta donde alcanza la vista… pero también el potencial riesgo fatal de una caída. Aquí los palos junto con los crampones fueron fundamentales.

En este período, también estaba claramente disfrutando de la forma en que había ido el ascenso, en el que de alguna manera me había ahorrado. Fue un día muy largo con un total de 14/15 h de caminata (9 h de subida y 6 h de bajada). Primero subiendo de 4730 m a 5985 m, luego descendiendo a 3705 m.

El último día correspondió a 5/6 h, unos 20 km, siempre descendiendo… de 3705 m a 1860 m.

Fue una aventura increíble, con unos 80 km recorridos y que acabó con unos días en Zanzíbar.
Una aventura notable por todos los Procesos involucrados. Incluyendo nuestras prácticas. La preparación, la anticipación y el increíble Grupo de amigos que me acompañó.

Besos y abrazos
João