fbpx
receita de seitan blog cpyoga

El Seitán – ” carne vegetal “, permite confeccionar una gran variedad de platos diferentes y adaptar muchas de las recetas tradicionales que tienen como base la carne, sustituyéndola por el Seitán.

Esta receta de hoy, sirve de base para otras muchas recetas que podrás hacer y crear. Así que vamos a darte algunas sugerencias, pero después tendrás que tener también tus propias experiencias, pues el Seitán ¡es un alimento muy versátil!

Pero, qué es el Seitán?

El Seitán es un alimento proteico derivado del gluten. Por esta razón, no puede ser consumido por aquellas personas con algún tipo de intolerancia al gluten.

Si ese fuera tu caso, puedes consultar la receta de tofu marinado que hemos dado en un artículo anterior, ya que también es una opción óptima en caso de ser intolerante al gluten.

El Seitán, conocido también como carne vegetal, se utiliza mucho en la cocina vegetariana, utilizándolo como sustituto de la carne, pues tiene un aspecto, textura y sabor semejante, pero atención, porque si no estuviera bien condimentado ¡ni tú ni tus amigos podrán  tener una buena experiencia culinaria!

Puede cocinarse de forma idéntica a la carne: a la parrilla (en filetes o en pinchos), guisado, estofado, empanado, asado, o usado como relleno de pasteles, lasañas, empanadas, etc.

Es un alimento rico en proteínas y pobre en grasas, es de fácil digestión.

Unos 180 gramos de Seitán serán suficientes para satisfacer la necesidad proteica diaria.

Valor nutricional de 100 g de Seitán es el siguiente:

  • 90 calorías
  • 19,6 g de proteínas
  • 3 g de hidratos de carbono
  • 0 g de grasas
  • 0,8 g de fibras
  • 109 mg de potasio
  • 35 mg de calcio
  • 2,1 mg de hierro
  • 23 mg de magnesio
  • 1,1 mg de zinc

Tiene una textura esponjosa (absorbe muy bien todos los sazonadores y condimentos que utilices)  y un color acastañado, que puede ser más o menos oscuro.

El Seitán más oscuro significa que en su proceso de fabricación fue cocinado con alga kombu, jengibre y shoyu (salsa de soja) y se utilizó una mayor cantidad de shoyu.

El Seitán más claro tiene menos shoyu, así que procura ajustar la cantidad de sazonadores y condimentos de las recetas de acuerdo con el Seitán que compres, para que no quede demasiado salado o demasiado insulso.

Encontrarás el Seitán en las tiendas de productos naturales, mercados biológicos y también ya en algunos supermercados (aunque también puede hacerse en casa).

Generalmente el Seitán que se compra tiene un periodo de validez de 2 a 3 semanas, pero una vez se ha abierto el envoltorio, puedes conservarlo en el frigorífico durante 4 a 5 días, de la siguiente forma:

  • si está crudo, colócalo en un recipiente con agua y un poco de shoyu, cambiando el agua a diario.
  • si estuviera cocinado, guardarlo en un recipiente hermético.

Si no piensas consumirlo de inmediato, puedes congelarlo, crudo o cocinado, metiéndolo en un recipiente bien cerrado.

Colócate ahora el delantal y prepárate:

Seitán Picado

Ingredientes:

  • 2 trozos de Seitán (520gr)
  • 3 salchichas de soja picantes o 4 cm de chorizo de soja,  picados
  • 4 dientes grandes de ajo, picados
  • 1 cebolla picada
  • 1 c/sopa de raíz de jengibre picada
  • ½ bote de pulpa de tomate (puede sustituirse por tomate fresco)
  • 1 taza de café de agua (o más si fuera necesario)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva o de sésamo
  • 2 c/sopa de salsa de soja (shoyu)
  • 2 c/sopa perejil picado
  • Pimienta y nuez moscada en polvo, al gusto
  • Orégano y perejil picado para decorar el plato

Preparación:

  1. Utilizando una máquina para picar o con un cuchillo, cortar por separado: el Seitán, el ajo, la cebolla, el jengibre y las salchichas o el chorizo de soja.
  2. En una sartén antiadherente (o en un wok), coloca el aceite elegido, rehoga el ajo, la cebolla y el jengibre, añadiéndole también la pimienta y la nuez moscada, hasta que queden dorado. A continuación añade la pulpa de los tomates, las salchichas, el Seitán, la salsa de soja y un poco de agua si fuera necesario.
  3. Remueve todo bien, y después de que levante el hervor, deja que se cocine con fuego bajo durante 10 a 15 minutos. Comprueba, de vez en cuando, si es necesario ir añadiendo más agua, para que no se pegue.
  4. Transcurrido este tiempo, el Seitán estará cocinado y, prácticamente, sin líquido en la sartén.
  5. Añadir el perejil picado, remueve y deja reposar.

Esta receta de Seitán picado puede ser consumida simplemente con un acompañamiento de vegetales y un cereal como arroz, por ejemplo, o usada como base en muchas otras recetas.

Te dejamos aquí algunas ideas de recetas con Seitán picado:

  1. Seitán boloñesa – sirve el Seitán picado por encima de espaguetis y decora con oréganos, tipo boloñesa.
  2. Pastel de ” carne” con patatas o arroz – sustituye la carne por Seitán picado.
  3. Albóndigas de Seitán – con la base de Seitán picado, añade harina y pan rallado, en cantidad suficiente para conseguir amasar y dar forma a las albóndigas, pásalas después por pan rallado y/o huevo batido. Ya están listas para freír o asar en un horno colocándolas en una bandeja previamente untada en aceite. Finalmente, puedes añadir las albóndigas a un rehogado de tomates, si lo prefieres.
  4. Lasaña de Seitán – prepara la lasaña como lo haces habitualmente, sustituyendo la carne por Seitán picado.
  5. Empanadillas de Seitán – prepara una masa de empanadillas y rellénalas con Seitán picado.

Si tienes otras recetas sabrosas, compártelas con nosotros!

Buena cocina!

agosto 20, 2014 Yoga e salude


TechGasp Comments Master